Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

Por Noel F. Alvarado

La policía de la CDMX la que más respeta los derechos humanos de imputados

DESDE LA CDMX. Dicen los que saben que el gobierno de la CDMX revisa la Dirección de Adquisiciones en la PGJCDMX, porque detectaron manejos millonarios irregulares y beneficios cuantiosos para funcionarios. Al gobierno central ha llegado información que compromete al titular del área, Pedro Ramírez Moreno, debido a que es quién maneja todos los “moches”. Que goza de la protección de la contralora Mónica León Perea y del oficial mayor, Octavio Medina. Que todos se han favorecido con la adquisición de Plantas de Emergencia y vehículos de la proveedora Divol S.A. de C.V., que aprovechaba licitaciones desiertas todas ellas de 2016 y ahora en 2017, bajo la misma tesitura. Esta última empresa entregó 8 mil pesos por cada patrulla, pese a que la adjudicación no se debió hacer, porque Divol incumplió en el Anexo técnico, sin embargo, el área de vehículos aceptó la entrega de los mismos por instrucción del contador Jesús Galindo Orta. Están documentadas compra por Artículo 1 al Superissste, misma que no cumplieron con los requerimientos mínimos solicitados por la Dirección General de Tecnologías de la Información, pero el responsable de hacer las observaciones, Ulises Pérez Sánchez no presentó ninguna objeción. Dicen que Pedro Moreno abre puertas a través de regalos. Tal es el caso de dos motocicletas Kawasaki, Z1000ABS, MODELO 2016, color verde, números de serie JKAZRCG1XGA010756 y JKAZRCG10GA010510, adquiridas en MotoMundo por 271 mil pesos cada una. Las motocicletas asignadas a la escolta del procurador, fueron facturadas el 11 de noviembre de 2016 nombre de Iván Andrew Moreno Cárdenas, hijo del director de adquisiciones, con domicilio en Cuchilla de Padierna, Tlalpan. Iván Andrew, por cierto, es proveedor de artículos varios, vía su padre, de la PGJCDMX. Y MAS DE LA CDMX, nos comentan que la Ciudad de México no solamente tiene la policía grande del país, sino que también cuenta con cuerpos policiacos de seguridad pública y de investigación, más capacitados y mejor pagados. Además, es la policía que -con mayor profesionalismo- respeta los derechos humanos de los imputados.

El secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, señala que la policía capitalina -en la mayoría de sus detenciones-, no lesiona ni mata a los presuntos delincuentes, en comparación con la policía de Tamaulipas, Guerrero, Michoacán y el Estado de México, que son las que tienen el mayor índice de presuntos delincuentes muertos al momento de detener en flagrancia.

La constante capacitación en México y el extranjero ha llevado a las policías de la CDMX, a realizar detenciones precisas sin lesionar o asesinar a implicados en actividades ilícitas al momento de realizar acciones operativas.

La policía capitalina, es la que menos registros tiene de violación a derechos humanos, menos muertes de personas al momento de detenerlas y ponerlas a disposición al ministerio público, y sobre todo es uno de los cuerpos policiacos con más cursos de capacitación en derechos humanos y Nuevo Sistema Penal Acusatorio ha recibido.

De acuerdo al estudio “Semáforo del Desarrollo Policial”, Causa en Común refiere que la mayoría de las policías del país apenas consiguieron una calificación de 6.1 puntos, lo que está muy lejos de cumplir con su principal función de dar seguridad plena a los ciudadanos.

En cuanto a la certificación integral, las policías de la Ciudad de México evalúan conforme a los parámetros establecidos por Ley.

En régimen disciplinario, las policías capitalinas tienen la Unidad de Asuntos Internos, donde se procesan quejas, además de supervisar al personal, vehículos, armas e instalaciones.

En el caso de la capital del país, la organización señala que se desarrolla el proyecto POP, programa mediante el cual se busca que las instituciones policiales locales orienten sus esfuerzos hacia una misión de servicio, resolución de problemas locales de seguridad y logren mejorar su gestión social.

La técnica denominada POP (Problem Oriented Policing o Policía Orientada a la Solución de Problemas Locales), está probada internacionalmente en diferentes contextos locales y busca que policías-ciudadanos se enfoquen en la resolución de los problemas locales de convivencia y seguridad con respuestas proactivas, adecuadas a la realidad territorial de intervención, e innovadoras frente a los modelos tradicionales de gestión policial.

A través de este programa se busca que la supervisión de la sociedad civil permita mejorar los procesos de las denuncias que hacen los ciudadanos hacia las autoridades, así como las investigaciones que se hacen sobre estas quejas, además de diseñar un mecanismo de alerta temprana para fomentar la denuncia; todo, con el objetivo de aumentar la confianza de los ciudadanos en la policía.

Este acuerdo es el primero de su tipo en México, y tiene como base la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que señala la obligación de las instituciones de Seguridad Pública de fomentar la participación de los ciudadanos.

@noelalvarado04